--------------------------------------------------------------------------------

Inspírate lo que quieras pero no copies...

Protected by Copyscape Unique Content Check

Sólo soy esto que ves: un alma que sangra, llora, ama y regala Poesía...

Sentir el verso, erizarse el vello, estremecerse la piel al declamarlo o al escribirlo o al pensarlo,y sentir que el mismo mundo es un instante infinito, con la emoción en la mirada que acaricia la palabra que lo inunda todo...Sentir que eres la alquimia perfecta de barro y anhelo...Sentir que eres Poesía

martes, 18 de mayo de 2010

AÑOS

Hoy quiero dedicar este poema a todas las personas que se encuentran en la recta final de sus vidas, especialmente a aquellas que están solas, a merced de unos años que no han querido dejarles ni sus recuerdos. Es desgarrador ver a un anciano llorar llamando "mamá"... pero es mucho más desgarrador ver como la inmensa mayoría del mundo es indiferente a ese vacío, a ese abandono, ver en lugar de un mimo brusquedad, en lugar de comprensión o tolerancia despotismo y agresividad. Quizá algún día el único signo de superioridad que podamos conocer sea la bondad...

Ahora los miro,
cirios medio apagados,
galimatías entre esfuerzos
y sorpresas,
oscuros lides
a contramano con la Vida,
nostalgias durmiendo
en las puntas de sus dedos.
El mundo desprecia
con ademanes
la historia de sus arrugas,
ignoran indiferentes
los zulos de sus secretos
secuestrados para siempre,
aquellos remolinos
de fiebre y sueños,
la Luna que nacía
al despertar el amor,
la lágrima contenida
en la balanza del existir...
Dejo que mi alma
se extravíe en su vacío,
oculto la tristeza
hurgando en su sonrisa,
intentando despertar
las ilusiones muertas
ante el hambre de caricias,
de la palabra tierna,
del gesto humano
que comprende...
No consigo ahogar
el grito de sus miradas,
las huellas insomnes
de los que buscan dentro.
Son seres que arrastran
las cadenas de los años,
enjaulados en un saberse tarde,
en un saberse solos
y todo sin saberse...
No es justo el roce
de la fatiga en su memoria,
ni tejer números
supliendo lo único que les queda:
su nombre,
ni es justo el reloj de la prisa,
brusco,
agresivo,
huraño en los gestos
que exigen con la tiranía
como idioma.
Muchos de ellos no poseen
ni la sombra intermitente
de un recuerdo al que agarrarse,
otros están a la deriva
de un pasado con colmillos
devorando la certeza.
Son ayeres devorados,
futuros de silencio
en un presente de desprecio
que rompe sus orillas.
Dónde está el instante
que se detenga a escucharlos,
que abrace la segunda niñez
con la que el Tiempo los castiga,
dónde la Poesía que arrope
sus esqueletos gastados,
el verso que los acoja
con la dulzura del primer abrazo,
dónde el Poema sereno
que haga de sus años derretidos
el regazo perfecto
en el que esperar,
con dignidad,
ese instante en el que la llama
que fue su cuerpo
se quede, de pronto,
para siempre dormida...

2 comentarios:

lidia dijo...

HOLA cELSA,ojalá fuera así, como lo decis en este poema,lo siento muy personalmente mío,traté de querer y perdonar a una madre,que apenas conocí,un padre que jamas supe de sus rasgos,como capuletos y montescos de la modernidad,el nido fue el odio,la coyuntura yo, y así crecí,entre arte,por cierto,y pude despegar de la coyuntura y ser un poco mas yo,hoy se que soy,con defectos,obvios,pero no odio, ni rencores jamás,por eso amiga,gracias por tu poema!
un abrazo enorme
lidia-la escriba

Josep Capsir dijo...

La vida es dura y nosotros la tornamos cruel. Maravillosa edad por lo que aporta y fatídica por lo que desmerece nuestra propia historia.
Siempre habrá algún pajarito inentando cambiar el mundo. Ojalá su trino llegará mucho más lejos.
Besos Celsa